Cargando...

Descripción

Este hombre de las cavernas está hambriento, pero para que pueda devorar los pollos cocidos tiene que evitar ser sacudido por rocas que no cesan de revotar, romperse y convertirse en rocas aún más pequeñas y difíciles de evitar. Mueve al cavernícola de izquierda a derecha procurando no ser golpeado.