Cargando...

Descripción

Siempre has querido ser jugador de fútbol, pero no has dado la planta. Una opción es convertirte en balón, en uno bien redondo que sube y baja rampas infinitas en un universo tridimensional donde no hay ni un metro cuadrado firme. Pura emoción… ¡y mareo!.