Cargando...

Descripción

En un campo de batalla construido con neón, pilotas un tanque. También de neón. En esta guerra todo es fluorescente, pero eso no es excusa para no combatir y disparar sobre los tanques enemigos con la finalidad de hacerlos estallar y que desaparezcan entre destellos de luz. Eso es lo que pasa cuando el neón es destruido sin misericordia.