Cargando...

Descripción

Primeramente tendrás que acabar con el Rey para poder ocupar su trono. Si lo consigues sin que te detengan y te manden al calabozo, te convertirás en blanco de otros desaprensivos, vigilando siempre tu espalda para evitar que nadie acabe contigo y te quite la corona que tanto te ha costado ganar.