Cargando...

Descripción

Aunque no lo creas, a las momias les encantan los caramelos. Y esta, en concreto, se dedica a pescarlos aprovechando una venda suelta que le cuelga de la mano. Pero necesitará buena puntería si no quiere acabar capturando cosas tan poco dulces como piedras o huesos polvorientos.