Knock Off

Cargando...
Un buen futbolista tiene la obligación de marcar goles en la portería contraria. Pero hay otras tareas a las que puede aplicar su envidiable talento y destreza con el balón. Por ejemplo, destruir molestas estructuras de figuras geométricas. Y además, tendrá que hacerlo usando el menor número posible de lanzamientos. Siempre dando en la diana. Suerte que, eventualmente, recibirá ayuda en forma de dinamita.