Cargando...

Descripción

Si la primera princesa brillante ya relucía como el sol y tenía unos grandes ojos “otakuenses”, imagínate cómo será su segunda parte: Igual de presumida y esperando que elijas su vestuario con sabiduría.